Las paredes de la Alhambra nos hablan

Paladines de la Cristiandad, los Reyes Católicos, no obstante, sea por regia inspiración o por sabio consejo de los humanistas de su Corte, fueron los primeros en darse cuenta de la belleza y la trascendencia histórica de la Alhambra granadina, y de las miles de inscripciones grabadas en todos y cada uno de sus rincones.
Al poco de conquistar la capital nazarí, Fernando e Isabel encomendaron a un grupo de expertos que tradujeran estas inscripciones escritas por los antiguos moradores árabes. Para ello crearon un equipo de traductores llamados Romanceadores del Cabildo que debían desentrañar aquel galimatías.
Cinco siglos después, un equipo de investigadores de la Escuela de Estudios Árabes del CSIC, con el profesor Juan Castilla a la cabeza y al amparo del Patronato de La Alhambra han dado a conocer la primera parte del estudio «Corpus Epigráfico de la Alhambra» (editado en DVD), en el que se traducen, se cifran, se datan y se identifican 3.116 de las aproximadamente 10.000 inscripciones escritas en los muros del monumento.
Turistas accidentales... y occidentales
Atrás quedan quinientos años de plantarse ante las centenarias palabras árabes como un turista accidental y occidental y hacerse la más evidente de las preguntas: “¿Qué dicen estas paredes?”. Quinientos años que arrancan con los afanes e industrias del morisco granadino Alonso del Castillo, encargado por el Concejo de Granada, en 1564, de recopilar y traducir estas leyendas. También se dejaron la vista y media vida en el empeño de las inscripciones estudiosos y arabistas como Lafuente Alcántara, Emilio García Gómez y María Jesús Rubiera, entre otros muchos. Todos ellos fueron levantando el edificio que ahora el profesor Castilla y su equipo han alicatado.
La escritura epigráfica árabe además de ensalzar a gobernantes y monarcas, y mostrar reverencia a Alá, el de los cien nombres, tuvo también una importante labor ornamental, conocido como es que para los musulmanes la pintura puede ser impía. La cantidad y la calidad de las presentes en el monumento granadino lo convierte, a decir de los expertos, en «un maravilloso libro abierto». De hecho, los reyes disponían de un cuerpo de poetas dedicados exclusivamente a esta labor.
Con los granitos de arena aportados por los estudiosos a lo largo de los años se echó a andar el reloj que en estos momentos los investigadores del CSIC han puesto en hora. Para ello, evidentemente, se han beneficiado de los avances informáticos, de los más punteros instrumentos de precisión y de la tecnología en una labor que, como dice el profesor Juan Castilla, no es tanto “un descubrimiento” como “una exhaustiva labor metodológica que ha tratado de registrar todos y cada uno de los letreros. Hemos localizado, identificado, examinado, clasificado, traducido, fotografiado, medido, registrado y hasta reconstruído, una por una todas las inscripciones”. Las centenarias paredes de la Alhambra nos hablan desde hace cinco siglos. Ahora ya es posible escucharlas. Y con traducción simultánea.
Fuente: webislam

Información, venta y video demostrativo de este DVD aqui:

corpus epigráfico de la Alhambra

0 comentarios:

Publicar un comentario