Fouad Honda


Fouad Honda y su gran belleza
En los años setenta del siglo pasado Japón como muchos países en esos años, experimentó un movimiento estudiantil, se organizaron manifestaciones de estudiantes y sentadas, barricadas en la carretera y enfrentamientos con la policia. . En este clima tumultuoso, el estudiante Koichi Honda a nivel mas personal tenía que decidir su especialización en la universidad. Gustaba de las lenguas extranjeras y se incorporó a la Universidad de Tokio de Estudios Extranjeros.
Eligió en la final, la lengua árabe a ser un campo de estudio y especialización en la principal universidad. Koichi Honda se graduó en la universidad, aprendió el árabe y se convirtió en perito de esta lengua, sin saber aún que empleo tomar que estuviera relacionado con sus estudios.
Los primeros cuatro años despues de su graduación se retiro a su pequeño apartamento escribiendo historias de ficción, pero no producia nada de valor, por lo que decidió abandonar este campo de trabajo. Empezó a buscar algun trabajo donde su conocimiento del árabe le sirviera y quiso la casualidad que encontrara trabajo en una compañia que hacia mapas y tenia contratas con varios países árabes; al ser uno de los pocos japoneses que dominaba el idioma árabe la empresa le ofrecio trabajo como traductor viajando a diversos países árabes. En especial pasó tiempo en Arabia Saudita Yemen y Libia.

Pasó cinco años en los países árabes, en especial le fascinó y enamoró el desierto y su forma de vida.
Fue en Arabia Saudita donde cambiaría el curso de su vida, trabajando en la preparación de mapas para el Ministerio de Petroleo y Minerales de Arabia Saudita, este trabajo requería el viajar por el desierto y registrar los nombres de los beduinos saudis de valles, colinas y montañas, allí descubrió la caligrafia y todas las noches después del trabajo le pedía a los beduinos que le enseñaran los principios básicos de la caligrafia.

Cuando terminó su trabajo y regresó a Japón siguió estudiando la caligrafia árabe por su cuenta con libros y tratados que se trajo de Arabia.
Cuatro años después de su regreso de Arabia Saudita se convirtió al Islam y escogió para sí el nombre de Fouad, nombre con el que se le conocería en adelante: Fouad Honda.
Siendo el único caligrafo en Japón que dominaba la caligrafia árabe pronto adquirió fama, y muchas embajadas y empresas privadas empezaron a solicitar sus trabajos.

En 1988, el gobierno iraquí creó una gran exposición de caligrafía árabe en Bagdad. LLamaron a Fouad Honda para participar en la presentación con algunas de sus pinturas. La exposición contó con la presencia de decenas de los artistas más grandes y más famosos de la caligrafía árabe en el mundo. Fouad en aquel entonces estaba en la vanguardia del gran artista y caligrafo turco Hassan Chalabi que durante unos años le enseñó y le dio clases privadas.

En el año 2005 en el mes de septiembre se presentó en el Museo Británico una galería de famosos artistas caligrafos con un número limitado de cuadros. La exposición se tituló "la preparación de los buenos maestros, del arte de la caligrafía árabe" donde sse expusieron algunas obras de Fouad Honda. El museo Bitanico escogería algunas de las obras de este calígrafo para su exposición permanente del Museo de Londres.
En 1996, Fouad es elegido como uno de los cinco mejores artistas de la caligrafía árabe en el mundo.
La escuela de Fouad Honda, única en la caligrafía árabe combina la tradición y la innovación entre las culturas árabe y japonesa, incluyendo en sus obras elementos únicos y originales.
*** ***
En uno de sus discursos, comunicados de prensa dijo: «Para mí, hay diferentes niveles de la belleza en los caracteres. "Cualquier carácter en el alfabeto árabe es bello en sí mismo. Pero cuando se convierte en parte de la cadena de caracteres, alcanzan otro nivel de la belleza. Y luego los caracteres comienzan a moverse juntos como si fueran organismos vivos.Para mí, es música en silencio."
En 2001, el Instituto Islámico Árabe en Tokio empezo a impartir cursos de caligrafía organizado para estudiantes que desearan aprender bajo la supervisión del profesor Fouad con el apoyo directo de la embajada saudita en Japón. Cinco años después del inicio de estas sesiones, el Instituto organizó una gran exposición del trabajo de caligrafía del Profesor Fouad Honda y sus discípulos.
«Creo que los japoneses son más capaces de apreciar un arte de la caligrafía árabe de otras personas, porque el mismo Japón tiene una larga historia con el arte»
Hoy en dia el Sr. Fouad Honda en los primeros sesenta años de edad, es profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Japon Daito Banca.
Muchos estudiantes siguen apuntandose a sus cursos, aunque no sepan nada de árabe solo para aprender el bello arte de la caligrafía.

ver mas de su obra: aqui y aqui

0 comentarios:

Publicar un comentario