Los instrumentos del calígrafo. La tinta.

La tinta mas usada en oriente es de dos clases: Una, llamada madad, se hace con el hollín del humo disuelto en miel, goma y otros ingredientes, la otra, llamada hibr, es a base de agalla y se parece, por consiguiente, a la tinta de Europa.
Las investigaciones químicas de J. Wiesner sobre la tinta de los papeles encontrados en el Fayyum, en Egipto, y que forman parte de la colección del archiduque Rénier, han probado que no hubo en oriente otra tinta mas que las dos mencionadas arriba.
Ali Efendi preconiza el empleo de la tinta a base de agalla. “La tinta, dice, no debe ser de la de hollín, sino la que se llama hibr, muy negra y brillante, para que el tiempo no la estropee; si su color y su brillo desaparecen, permanece sin embargo inmutable, como un monumento siempre presente ante los ojos de los sabios; y para que, también cuando se trate de encolar estas hojas u otras hojas, o bien si se ha derramado agua sobre ellas y estan húmedas, la escritura no se deteriore ni se borre y, por un simple contacto o frotación, el dibujo no desaparezca”.
En efecto, la tinta que se utiliza corrientemente en las administraciones de Oriente se borra con mucha facilidad, ya sea al contacto con la lengua, ya sea por el empleo de una esponjita embebida en agua, que forma parte de los útiles indispensables del escribiente.

1 comentarios:

Ambar dijo...

probando

Publicar un comentario